Corazón entintado

Corazón entintado

Podría ser algo alarmante, donde la causa desafíe cada instante, cada sentir. Pero suele ser desafiante el querer apreciar el corazón distante, entintándose de cosas, de pasados, de presentes, de recuerdos de un ayer.
Un corazón entintado, con pintadas en varios lados, con cruces irrelevantes, miradas incompetentes, sombreadas de la gente y  más de un lugar en la mente.
Tanta tinta, que deja cada marca al caminar, y cada huella en su lugar.
Tantos recursos sin destino y piedras huecas en el camino, o esos atardeceres nostálgicos en esos días de relámpago.  Sí, un corazón entintado, que pasa cada día luchando, que aprende de lo vivido, que vive despertares en lo dormido, y simplemente, busca vivir.
Un corazón entintado, que deja ser pintado, que borra el mal trago de esas tintas sin destino, y sólo deja el dibujo de aquellas que lo merecen, permanecen, y erizan la piel, es que el apreciar el corazón entintado marca un camino, y es parte de uno mismo el saber, que tener un corazón entintado también es arte. El arte de vivir coloreando, el amarte sin despreciarlo, el seguir sin miedo a caerte, y al fin, el gran arte de apreciar vivir… con un corazón entintado.

tintas-impressoras
Vivamos el hoy.

@Gonznicolas

Anuncios

Conocer más de mí

 

Quisiera conocer más de mí.
Voy viajando en un largo viaje, ese camino lleno de cosas que desconozco. Un viaje largo, verosímil, pero tan fugaz como el transcurso del tiempo.
Veo el cielo templado, los días contados, los arboles mirando sus propias manos, todo esto accionado a raíz del viento.
Miro por la ventana y pienso , cierro la cortina y vuelvo a pensar, ¿Será que las demás personas se hacen la misma pregunta? Mi respuesta es la misma. Desearía todos los días conocer más de mí. Como esos arboles mirando sus propias manos. Como ésta persona escribiendo este texto.

Y sí, miro por la ventana y pienso… Si el mundo es tan inmenso, y cada persona es un desierto, desearía ser atento y comprender más de esto, que es algo tan incierto, como brillante al momento, el grandioso momento, de conocer más de mí.

@Gonznicolas

 

El día gris



Hoy desperté en un día gris, donde se escondía el matiz. Donde apuntaba el tiempo y la abundancia de viento dramatizaba el color. Sentado en la cama, y mirando por la ventana, cuando la fuerza y la lluvia asomaba el viejo destino del llamado color.
Una vez comprendí, que no importa si llueve, porque el agua a veces se encarga de refrescar la sed del alma.
Volví a despertar en un día gris. Abrí, cerré, y volví a abrir mis ojos, y aun sin saber por qué, el cielo mantenía los mismos grises que nublaban mis nombrados ojos.
Volví a entender, que no importaban los grises, porque cualquier día se vuelve color. Sólo basta con despertar y con un respiro dar inicio al suspiro que enciende la llama de ese tan ansiado color.
Entonces puedo decir, que desperté en un día gris, donde se escondía el matiz, pero con carácter de dueño abundaba en demasía el cielo, y su respectivo color. El tan ansiado gris.

@Gonznicolas